Jugar a videojuegos con 35 años (casi 36) e hijos es difícil. Ya comenté esto en un artículo anterior en el que hablaba sobre la falta de tiempo, tiempos de carga, actualizaciones… pero en el que no hablé de las inversiones necesarias para jugar a videojuegos ni de otros aspectos que hoy sí tiene sentido que aparezcan. Y es que en los últimos meses he probado y disfrutado el futuro: Google Stadia y los videojuegos en streaming.

Y sí, querido/a amigo gamer. Si en tu sana juventud treintañera has oído hablar de soslayo sobre estos sistemas con tono más negativo que positivo, he de decir que te voy a hacer replantearte esto, porque llevo en ello desde Navidad y mi experiencia está siendo más que satisfactoria.

¿Qué son los videojuegos en streaming?

Hasta ahora, cuando tú querías jugar a videojuegos, debías comprar una videoconsola u ordenador y posteriormente comprar los juegos que te interesaran. En el modelo del que hoy os hablo, el streaming (el modelo del futuro a mi entender), la cosa ya no funciona así siendo mucho más parecido a cómo funciona Netflix. Vamos, queincluso lo han llamado «el Netflix de los videojuegos», con todas las salvedades que podamos tener en cuenta.

En este modelo, tú ya no necesitas videoconsola. Únicamente un mando (o teclado y ratón si tienes por ahí un PC, que puede ser viejo) y una conexión a Internet. Y es que los videojuegos no se ejecutan en tu casa, sino en los servidores de la empresa que tú contrates, en este caso Google. Y esto tiene grandes ventajas y un puñado de inconvenientes.

Ventajas de los videojuegos en streaming

  • No necesitas comprar videoconsola: si eres aficionado/a los videojuegos pero no inviertes tanto tiempo como para que te compense la compra de una videoconsola, este modelo es muy útil, ya que puedes estar jugando sin tener que invertir en un equipo físico ni tener que estar actualizándolo con el tiempo, puesto que la compañía con la que lo contrates se encargará de actualizar sus servidores por ti y ponerles toda la potencia necesaria para jugar a videojuegos de lo más potentes.
  • Inmediatez a la hora de comprar: con Google Stadia (mi servicio predilecto hasta la fecha), si quieres un juego, estarás jugando a él en cuestión de segundos. Lo compras de forma digital y sin tener que instalar nada te encuentras jugando de inmediato. Nada de instalar, nada de actualizar cada cierto tiempo los juegos… recuerda, esto lo hacen ellos. Tú simplemente juegas.
  • Ahorro de tiempo: para mí jugar es jugar. No es instalar, esperar, actualizar… y eso para mí es muy importante ahora mismo en el que si sacas una horilla algún día está bien aprovecharla al máximo. Llegar y jugar, repito. Y cuando pruebas eso… creo que es difícil hacerte cambiar de modelo.
  • Jugar a videojuegos con amigos: tras muchos años, he vuelto a jugar con amigos a los videojuegos. Si yo no tenía videoconsola era bastante complicado, pero ahora que es muy sencillo el acceso a este modelo, he vuelto a encontrarme a amigos con los que divertirme en juegos de carreras, disparos etc. Rememorando mis años en el ciber.
  • El ordenador, para trabajar: juego mucho en el portátil, pero no instalo nada de nada en él para jugar a videojuegos. Abro Google Chrome, me meto en Google Stadia y ya estoy jugando. Cero recursos de mi ordenador ocupados en ejecutar o almacenar juegos. Y esto para mí es importante, ya que cuando usas el ordenador principalmente para trabajar, lo idóneo es mantenerlo en perfectas condiciones para este cometido.
  • Pero también juego en la TV del salón: sí, puedo estar jugando con teclado y ratón en el portátil y seguir la partida en la TV del salón con un mando. Esto hace sólo unos meses podría parecer muy futurista pero… es el presente.
  • Funciona MUY BIEN: me gusta recalcar esto, porque cuando Google Stadia hizo su aparición en escena a finales de 2019, todo eran comentarios negativos. Que si va mal, que si no hay 4K, que si no hay videojuegos… y no puedo estar más en desacuerdo con casi todo. Pese a lo que puedas pensar, el servicio es de lo más fluido. Bien es cierto que con cable no me ha dado ningún problema y con WiFi a veces sí, sobre todo si María está viendo Netflix por ejemplo por la noche. Pero en general estoy muy contento con el funcionamiento. Respecto a comentarios acerca de resoluciones, 4K etc. te diré que para un perfil como el mío, que no tengo ni TV 4K, igual me da que me da lo mismo. Juego mi horita y las especificaciones técnicas son más que suficientes para disfrutar. Si eres un gamer pro, sí puedes notarlo; si no, te aseguro que todo esto te va a sonar a chino y lo vas a ver fenomenal.
  • Precio en general: con un portátil sencillo que tengas en casa puedes estar jugando pagando el precio de cada videojuego que te guste o con un modelo de suscripción de 10 euros al mes (en Stadia) en el que cada mes te incluyen unos 3 juegos gratis que vas acumulando para jugarlos ya cuando quieras.  Incluyen los que quieren ellos, no son de tu elección, pero hasta la fecha y desde enero de 2020 han sido de lo más variados. Si un mes no pagas, no puedes jugar a estos juegos, pero si lo retomas posteriormente todos los juegos que acumulaste hasta el momento de tu baja seguirán ahí para seguir disfrutando de ellos y seguirás acumulando los nuevos. Es un modelo bastante económico y práctico para cubrir las necesidades que puedas tener para divertirte y retomar esta afición. Y siempre puedes probar un mes y decidir si es o no para ti.

Google Stadia - Padres e hijos

Para mí, las ventajas son muchas, pero puedo citar algunos inconvenientes, que en mi caso, no empañan la experiencia.

Inconvenientes de los videojuegos en streaming

  • Catálogo reducido: es la gran pega que encuentra todo el mundo. Yo sin embargo tiendo a ser optimista al respecto. Para el uso que le doy, ahora disfruto de un total de 18 videojuegos gratis de todo tipo que he ido acumulando. No he comprado ninguno aparte y como modelo nuevo, creo que irán añadiendo nuevos conforme crezcan. Cuestión de tiempo. Y en breve llega FIFA, un juego que de por sí solo será un gran aliciente para probar el sistema.
  • Dependes de Internet: si tienes mala conexión o tu casa está competida en cuanto al uso de los megas (usáis mucho ancho de banda simultáneamente) la experiencia puede ser peor. En casa tenemos 200Mb y va perfecto con cable. Con WiFi tiende a ser estable pero si alguien se pone a ver vídeos a la vez, la experiencia es mala en mi caso. No podemos hacer ambas cosas a la vez por WiFi.
  • Pocos juegos familiares en Google Stadia: mi gran anhelo es que saquen juegos familiares en el futuro; me gustaría ver en el catálogo juegos con los que divertirme junto con mi familia y amigos. Estamos hablando de un sistema en el que tranquilamente todos podríamos conectarnos mediante la app de nuestros teléfonos móviles al WiFi del anfitrión y jugar a juegos de concursos, dibujo etc. Las posibilidades son infinitas, pero hasta la fecha ese potencial está por explorar… todavía.

¿Qué otras alternativas hay además de Google Stadia?

Además de mis queridas videoconsolas retro, que son bastante prácticas, hasta la fecha conozco un servicio de videojuegos en streaming únicamente, GeForce Now, de Nvidia. Lo he probado pero lo encuentro menos práctico. Menos inmediato. En este servicio es como si tuvieras un ordenador para ti en sus instalaciones, por lo que para jugar debes instalar antes remotamente el juego (una única vez y suele ser rápido) y es como si te conectaras a un escritorio remoto para ejecutarlo. Esa parafernalia me parece innecesaria y una vez probado el funcionamiento de Stadia me parece muchísimo más redondo.

Están por venir servicios similares de videojuegos en streaming de Microsoft y Amazon, que sin duda van a poner las cosas difíciles a Google Stadia. Supongo que acabará formándose un ecosistema como el del vídeo bajo demanda, donde empezó pegando fuerte Netflix pero luego llegaron otros actores y ahora hay mucho donde elegir. La verdad, no veo inconveniente, ya que probablemente podremos hacer como con este ejemplo y darnos de alta y baja según nos interese en un momento u otro.

Lo que está claro es que esta solución para jugar a videojuegos ha venido para quedarse. Y negarlo a estas alturas es atrevido. De hecho en mi opinión, incluso la nueva generación de consolas puede verse comprometida, aunque quizás sea demasiado pronto y estemos hablando de públicos diferentes.

¿Me interesa probar Google Stadia? ¿Puedo regalarlo?

Pruébalo, ¡no pierdes nada! Ten en cuenta que sí puedes regalar algunos packs que vienen con mandos y Google Chromecast pero que este servicio va ligado a una cuenta de Google, que será la que active el cotarro y disfrute de los juegos y la suscripción. Para mí, fue un muy buen regalo de Navidad que estoy disfrutando mucho.

¿Alguna duda o comentario? ¿Buscas a alguien con quien jugar? ¡Dispara en comentarios, estaré encantado de contestarte!